fbpx

La planta que luce como la Cola de un Lagarto o Cuerpo de Serpiente, se le reconoce como la Lengua de Suegra, Espada de San Jorge o Lengua de Vaca, entre otros nombres, que la hacen figurar en el mundo botánico como la planta indestructible.

La Lengua de Suegra es una planta tan fuerte que se camufla como un camaleón en cada ambiente en el que crece. Puede estar en un clima cálido e igual lucirá bien; en invierno seguirá erguida; en nuestra sala estará rozagante. Sus hojas duras y punzantes la hacen una superviviente en cualquier atmósfera que quieras tenerla. Sin embargo, su apariencia puede cambiar, según el ambiente.

Cuando esta planta recibe poca luz o en un sola lado, se empiezan a doblar sus hojas a los lados o en dirección a donde recibe el sol. La Lengua de Suegra seguirá viva, siempre y cuando no olvides hidratarla por mucho tiempo, porque así requiera poca hidratación, esta es vital para su supervivencia.

Frecuencia de Riego

El exceso de agua puede ser perjudicial para la Lengua de Suegra porque podría podrir sus raíces, así que procura regarla de 1 a 2 veces por semana. Esta decisión depende del clima en el que esté. Al echar el agua, no te excedas con el agua, no vaya ser que la inundes.

Si quieres empezar en el mundo de la jardinería y tienes poco tiempo para dedicar a tus plantas, o sientes temor de que esta muera. La Lengua de Suegra es una planta perfecta para ti, con ella podrás adquirir experiencia y querrás arriesgarte a tener flores que requieran más cuidados.

Si quieres saber los beneficios de tener una Lengua de Suegra en tu hogar y sus misterios míticos, te recomendamos leer Los Beneficios de la Lengua de Suegra en el Hogar.

 

 

Deja una respuesta