fbpx

Si has tenido todos los cuidados necesarios con tus brotes de árbol bonsai, al cabo de un año será hora de trasplantarlos a su sitio definitivo, si lo que quieres es tener un árbol, lo puedes trasplantar a una maceta más grande hasta que tenga el tamaño adecuado para ser plantado en la tierra directamente, si quieres un bonsai, sigue leyendo este post.

Para un fácil manejo y cuidado de un bonsai te recomendamos alambrarlo. La técnica del alambrado consiste en colocar un alambre de cobre o aluminio anodizado alrededor del tronco o las ramas del árbol y mantenerlo así hasta que adquiera la forma deseada.

Debes tener una maceta con dos agujeros en el fondo, los cuales debes cubrir con una rejilla que evitará que el sustrato se salga e introduces el alambre de unos 10 o 20 centímetros por los huecos. Antes de poner el sustrato y el bonsai debes poner piedrilla en el fondo de la maceta, esta ayuda al drenaje del árbol, luego colocas el sustrato, el cual debe ser suelto, pero rico en minerales, para ello recomendamos una combinación de arena volcánica, tierra negra y hummus.

Colocas el brote de árbol en la maceta y con  el alambre amarras el tallo, los expertos en el arte del bonsai dicen que este nunca debe estar en el centro, por lo que recomiendan llevarlo a un costado de la maceta con ayuda del alambre, igualmente con este puedes amarrar sus ramas para controlar la forma de su crecimiento.

Con ayuda de un palillo ayudas al sustrato a entrar en las raíces y luego lo riegas, existen dos maneras en que puedes regar el bonsai, una es con una regadera hasta que el sustrato este completamente húmedo o bien puedes sumergir la maceta en agua –esta no debe cubrir completamente la maceta- y dejarlo allí hasta que veas el sustrato completamente húmedo.

En el siguiente vídeo puedes ver como se realiza el procedimiento de alambrar el bonsai.

Deja una respuesta